Top

Idanha-a-Nova

Viajar en la red

IDANHA-A-NOVA

PRESENTACIÓN

Idanha-a-Nova se ubica en el Interior de Portugal, en la región centro del país (Beira Baixa) y en la subregión del lado centro interior sur (Beira Interior Sul). Dista aproximadamente 40 km de la frontera con España y se sitúa a unos 34 km de la ciudad de Castelo Branco, capital del distrito. Idanha-a-Nova es el cuarto municipio más grande de Portugal con una superficie de 1.416,34 km² y 8.500 habitantes, divididos en 13 parroquias.

Dentro del desconocimiento de su origen histórico, los documentos estiman que la construcción del Castillo tuvo lugar en 1187 por Gualdim Paes, maestre de la Orden del Temple, siendo un hito en la Villa.

En 1206, Don Sancho I atribuyó el título de Villa a Idanha-a-Nova, para distinguirla de la antigua Idanha-a-Velha (Egitania). Se ha conservado, como parte de su patrimonio edificado: la Iglesia Matriz de origen medieval, la Capilla de la Misericordia, el Campanario, la Casa de la Manzarra (heredera del Convento de San Antonio, el antiguo Convento Franciscano del siglo XVII), así como la Capilla de Nossa Senhora das Dores, un pequeño templo barroco siempre vinculado al culto católico.

QUÉ VISITAR

Rica en patrimonio natural, cuenta con espacios que forman parte de la Red Museológica Nacional.

Idanha-a-Velha fue el origen de Idanha-a-Nova y ha sido, históricamente, clasificada como Monumento Nacional. Su visita es ineludible en el contexto de los principales yacimientos arqueológicos del país. Su baptisterio está considerado como el más antiguo de la Península Ibérica.

Monsanto. Se trata de una población perteneciente al municipio de Idanha-a-Nova, está declarada Aldea Histórica de Portugal y cuenta con casas construidas sobre piedra para aprovechar los túmulos de granito, donde las colinas forman parte del Geoparque Naturtejo de la UNESCO. Aquí, el Parque Iconológico de Penha García conserva innumerables vestigios de cómo era la vida hace más de 480 millones de años, cuando estas cadenas de cuarcita eran un mar inmenso en el que abundaban los trilobites en un mundo impresionante de biodiversidad acuática.

La biodiversidad del Parque Natural del Tajo Internacional, parte de la Red Portuguesa de Reservas de la Biosfera de la UNESCO, constituye un santuario donde se pueden observar águilas o buitres.

Idanha-a-Nova, Ciudad Creativa de la Música por la UNESCO, conserva el instrumento musical del Adufe como su mayor símbolo.

Las Termas de Monfortinho. Es una ciudad balneario en Idanha-a-Nova que alberga agua con propiedades beneficiosas para la salud. Es un verdadero paraíso natural, donde el aire y el agua combinan factores naturales para lograr una armonía de excelencia para la salud.

Santuario de Nossa Senhora do Almurtão. De líneas armoniosas, es sólo una muestra de la enorme devoción que la gente de la frontera dedica a la Virgen. Es una construcción del siglo XVII que se alzó sobre otra mucho más antigua. Tiene un presbiterio separado de la nave central por una artística reja de hierro forjado coetánea a su construcción, una sacristía y un elegante pórtico. La capilla mayor y el altar dorado están cubiertos con azulejos del siglo XVIII. En los muros del altar mayor y de la nave podemos observar varios exvotos, siendo el más antiguo de 1767. En el camarín del altar mayor se encuentra la imagen de vestir de la Virgen del siglo XVIII, sosteniendo en sus manos al Niño Dios. En la nave podemos observar las imágenes de Santa Bárbara y de San Romão del siglo XVII.  La ermita es el epicentro de la grandiosa romería que se celebra en la prolongación de la alegría pascual, quince días después de la Solemnidad de la Pascua.

SEMANA SANTA Y PASCUA

En el Municipio de Idanha-a-Nova, caracterizado por ser una zona rural, aún existen tradiciones de Cuaresma y Semana Santa que hace tiempo desaparecieron en la mayor parte de las regiones del interior de Portugal. Contribuyen a su conservación, las nueve Misericordias existentes en el Concilio, el compromiso de los conservadores en las Parroquias y también la acción de los párrocos.

Durante la Cuaresma, la Semana Santa y la Pascua, son notables las manifestaciones y expresiones de devoción popular, además de las tradicionales procesiones y pasos al aire libre, como el Encuentro, el Entierro del Señor o la Resurrección y, en espacios sagrados, rituales como el Canto a las Ánimas, los Martirios, el Rosario de los Hombres, las Letanías, la Sagrada Pasión, la Señora de los Dolores, las Revelaciones, e incluso las representaciones escénicas de Nuestro Señor, la Cena de los Apóstoles, el Descendimiento de la Cruz, María Magdalena en el Sermón del Señor Crucificado, la Verónica, las Tres Marías y los Santos Pasos.

Al término de estas ceremonias, el sábado de Aleluya tiene lugar la multitudinaria conmemoración de la Resurrección de Cristo.

Al son del repique de campanas, acompañado del sonido del Adufe milenario, la procesión discurre por las calles seguida de la recogida de almendras en la puerta de la Iglesia sacerdotal. La alegría de la Madre del Resucitado continúa con las fiestas de devoción mariana, que incluyen romerías en santuarios rurales, siendo la más famosa y genuina la Romería de Nuestra Señora de Almurtão.

Cuaresma

En la Iglesia de la Santa Casa da Misericordia de Idanha-a-Nova, anexa al antiguo Hospital, todos los viernes de Cuaresma se representa una de las escenas de la Pasión y la muerte de Cristo, en la tribuna del Altar Mayor. Esta tradición fue en su tiempo, y continúa hoy en día siendo, de gran valor catequético y pedagógico, en una ciudad que, a principios del siglo XX, presentaba la tasa de analfabetismo femenino más alta de Portugal.

En las semanas de Cuaresma es tradicional la visita a Nuestro Señor en la Iglesia de la Misericordia, donde se hacen representaciones escénicas y se preparan las imágenes de piedra o de vestir del Señor de los Pasos, de la Virgen María, de San Juan Evangelista, de Santa María Magdalena, del Ecce Homo y de Cristo Resucitado en la Cruz, junto a los enseres que les acompañan.

GALERÍA

LUGARES EN LA RED

0