Top

La Semana Santa de Osuna (Sevilla) hunde sus raíces en el siglo XVI, aunque como nos refiere Morón (2016) durante los siglos XIX y XX experimenta una profunda transformación que le otorga su configuración actual, proceso en el que se procede a la reorganización de sus más importantes hermandades.

Visitar la localidad durante la Semana Santa permite participar en unas procesiones que no hacen participes de un ambiente excepcional y único, admirar su bella imaginería procesional y recorrer sus más importantes monumentos. Mientras llega ese momento podemos acercarnos a la localidad y encontrarnos con un rico patrimonio y visitar algunos de los lugares más significativos, en una interesante visita que nos permitirá también anticipar algunos aspectos de la celebraciones de la Semana Santa.

Osuna es una localidad antigua, de origen prerromano donde era conocida con el nombre de Urso. Una visita a su museo nos permitirá adentrarnos en su larga historia. Otro día hablaremos de la historia y la arqueología de la ciudad, pero hoy vamos a centrar nuestra atención en otros atractivos de la localidad. Empezaremos nuestro recorrido por la Iglesia Colegial de Nuestra Señora de la Asunción, imponente edificio que domina la ciudad, comenzada con traza gótica, pero modificándose después a estilo renacentista, cuya construcción se iniciaría en el siglo XVI de la mano de Diego de Riaño y Martín de Gainza (Cabello, 2015).

La Iglesia se levantó sobre otra anterior que se conocía como la Iglesia del Castillo, probablemente del siglo XIII que fue destruida por un incendio. Presenta tres naves y nueve capillas, con un amplio espacio interior. En su cabecera podemos contemplar un magnífico retablo barroco de la Titular.

    Interior de la Colegiata

Un de las figuras que más llama la atención en la talla del Cristo de la Misericordia, de Juan de Mesa, obra encargada en 1623, cuatro años antes del fallecimiento del artista. Se trata de una talla de pequeñas dimensiones, en consonancia con el espacio que la alberga, de 1,35 metros de altura., trabajo que costó 1.100 reales. “El Cristo de la Misericordia, al observarse provoca una fuerte impresión al contemplando ese cuerpo vencido, que avanza el tórax en el que se hunde la cabeza de poblada barba y ceñida corona –en este caso no se conserva, pero se piensa que poseyese una tallada- nariz aguileña, hundidas mejillas… que conforman una acentuada expresión de dolor” (Cabello, 2015,p. 627). La imagen mueve una gran devoción en la localidad.

Entre los diferentes retablos que conserva el templo, conviene destacar también el de Nuestra Señora de la Antigua de finales del siglo XVIII, obra de los hermanos Blanco, artistas originarios de Asturias pero afincados en Andalucía. A pesar de su reducidas dimensiones, se puede considerar un buen ejemplo de los retablos ejecutados en piedra en la región a lo largo del siglo XVIII (Santos, 2015). En el interior del templo existe un museo con una interesante colección de arte sacro. El conjunto es una cita obligada en una visita a la localidad; existe un servicio de visitas guiadas.

Otra visita de interés es el Monasterio de la Encarnación, edificio concluido en 1549. La iglesia es de una sola nave, con un retablo barroco en el que destaca la imagen de Nuestra Señora de la Merced. Una parte de la antigua zona de clausura está convertida hoy en museo con una colección de imágenes del Niño Jesús y notables piezas de orfebrería. En el monasterio se producen algunos exquisitos dulces que pueden ser adquiridos in situ y que sin duda harán las delicias de los más golosos.

Notable es también el edifico de la antigua Universidad, situado en la parte alta de la localidad, autorizada por el Papa Paulo III en 1548. En 1820 se la denomina Colegio Mayor y Universidad Literaria de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora y llegaría a contar con 15 cátedras mayores en la universidad y 8 menores en el colegio. En la actualidad mantiene su uso docente adscrita a la Universidad de Sevilla. Destacan en el edificio sus cuatro torres y en su interior el gran patio central. Como curiosidad decir que este espacio ha sido escenario en algunas secuencias de la conocida serie Juego de Tronos.

Son muchos los edificios y lugares por los que podemos continuar nuestra visita: la iglesia de la Consolación, del siglo XVI; la iglesia de Nuestra Señora de la Merced, del siglo XVII; la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria , la Plaza de Toros, inaugurada en 1904 y levantada bajo proyecto del arquitecto sevillano Aníbal González; o el mercado de abastos que encontramos en lo que fuera el antiguo convento de San Francisco, solo pro citar algunos de los muchos espacios de interés.

Podemos acercarnos también a visitar los numerosos museos de la localidad entre los que podemos encontrar, además de los ya citados, el museo arqueológico, el museo de la ciudad, el museo del juguete o el museo taurino entre otros.

Sin duda Osuna, bien merece una detenida visita, también ahora.

Pueden ampliar la información y consultar los diferentes horarios de visitas en la página de turismo del Ayuntamiento de Osuna  http://www.osuna.es/es/turismo/bienvenida/

 

Fotografías: Página web de Turismo. Ayuntamiento de Osuna.